202005.13
0

El BOE del 13 de mayo ha publicado el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo en el que se recogen las siguientes medidas:

  • Prórroga de todos los ERTE por fuerza mayor derivados del COVID-19 hasta el 30 de junio de 2020.

 

  • Se distinguen dentro de los ERTE por fuerza mayor dos tipos:

 a. Fuerza mayor total: empresas que no puedan reiniciar su actividad. Exoneración cotizaciones marzo, abril, mayo y junio del 100% para empresas que a 29/02/2020 tengan menos de 50 trabajadores y 75% para empresa de 50 o más trabajadores.

 b. Fuerza mayor parcial: empresas que puedan recuperar parcialmente su actividad. Estas empresas podrán proceder a la incorporación de los trabajadores afectados por ERTE, debiendo comunicar a la autoridad laboral la renuncia total, en su caso, al ERTE en un plazo de quince días y al SEPE, las variaciones en los datos de personas trabajadoras incluidas en esos expedientes.

  i. Exoneración de marzo y abril del 100% para empresas que a 29/02/2020 tengan menos de 50 trabajadores y 75% para empresas de 50 o más trabajadores.

 ii. Exoneración respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir de la fecha de efectos de la renuncia:

1. Menos de 50 trabajadores: 85 % en mayo y 70 % en junio

2. 50 o más trabajadores: 60 % en mayo y el 45 % en junio

iii. Exoneración respecto de las personas trabajadoras que continúen con sus actividades suspendidas a partir de la fecha de efectos de la renuncia, :

1.Menos de 50 trabajadores: 60 % en mayo y 45 % en junio

2. 50 o más trabajadores : 45 % en mayo y el 30 % en junio

Estas exenciones se aplicarán a instancia de la empresa.

 

  • ERTE basado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que se tramiten hasta 30 de junio:

a. Se puede iniciar mientras esté vigente un ERTE por fuerza mayor derivado del COVID-19.

b. Si se inicia tras la finalización de aquél, la fecha de efectos se retrotraerá a la fecha de finalización

c. Los vigentes a fecha 13 de mayo de 2020 seguirán siendo aplicables hasta el fecha acordada.

 

  • Las siguientes medidas excepcionales en materia de desempleo finalizarán el 30 de junio de 2020:

a. el reconocimiento del derecho a la prestación a las personas trabajadoras afectadas aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo

b. no computo del tiempo en que se perciba la prestación a los efectos de consumir los períodos máximos de percepción establecidos.

 

  • El régimen especial de protección por desempleo para los fijos-discontinuos se mantiene hasta 31 de diciembre.

 

  • Las empresas y entidades que tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales no podrán acogerse a la prórroga de los ERTE por fuerza mayor. Además las empresas que se acojan a los beneficios derivados de la prórroga de los ERTE por fuerza mayor no podrán proceder al reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal correspondiente a la aplicación de los ERTE, excepto si devuelven la parte correspondiente a la exoneración.

 

  • Se prevé la posibilidad de establecer una prórroga de los ERTE por fuerza mayor más allá del 30 de junio de 2020, de extender las exoneraciones de cuotas a los ERTE por causas objetivas y de prorrogar las medidas excepcionales de protección por desempleo.

 

  • Compromiso del mantenimiento del empleo:

- Se limita a las empresas con ERTES por fuerza mayor vinculada al COVID-19 y a las personas afectadas por dichos expedientes.

-Los seis meses en los que se debe mantener el empleo se contabilizan desde la reincorporación al trabajo de las personas afectadas, aun cuando ésta sea parcial o sólo afecte a parte de la plantilla.

-No se considerará incumplido cuando el contrato se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora, por el fin del llamamiento de las personas con contrato fijo-discontinuo, cuando éste no suponga un despido sino una interrupción del mismo, ni cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

 

  • Las medidas previstas en el RD-ley 9/2020 referentes a la “prohibición” de realizar despidos por fuerza mayor y causas económicas, técnicas, organizativas y de producción y la referente a la interrupción del cómputo de duración de los contratos temporales, se extienden hasta el 30 de junio de 2020.